Costillas de cordero con patatas fritas y alioli

   

Recetas de cocina para supervivientes

Todos los nutrientes

por 100 g

Energía323,07kcal
Proteína12,27g
Carbohidrato12,65g
Azúcar0,03g
Grasa24,82g
Grasa Saturada5,85g
Grasa Monoinsaturada11,48g
Grasa Poliinsaturada5g
Colesterol39,15mg
Fibra1,25g
Sodio113,19mg
Potasio450,44mg

Mi bodega

Taba de nutrientes de los alimentos

Medidas tradicionales en la cocina

Anunciarse aquí

Buscando trabajo

Costillas de cordero

Costillas de cordero con patatas fritas y alioli

Plato sencillo, rápido y siempre delicioso. Para salir del paso si utilizamos patatas pre-fritas congeladas y una salsa envasada, pocos minutos y listo. Plato con grasa y alto contenido en calorías, lo que hace que no debemos abusar del mismo, sobre todo si hay problemas de peso, colesterol o ácido úrico.

Características:

Ingredientes

Preparación

Alioli

  • A mano: En un mortero machacamos el ajo con un poquito de sal. Añadimos la yema del huevo y comenzamos a remover con la mano del mortero de forma continua y uniforme. Añadimos un hilo de aceite a intervalos regulares hasta conseguir una emulsión uniforme y espesa. Si no se tiene práctica se suele cortar, es mucho más sencillo hacerla con batidora.
  • Con batidora: En el vaso de la batidora ponemos el ajo el pellizco de sal y el huevo, en este caso con la clara, cubrimos con el aceite de manera que sobrepase como mínimo un dedo por encima del protector de la batidora. Ponemos el brazo de la batidora de manera que quede el huevo dentro del protector y batimos a máxima velocidad sin mover la batidora. Empezara la emulsión e ira cogiendo el aceite que necesite por si solo. Cuando veamos que ya no coge más aceite movemos la batidora arriba y abajo para acabar emulsionando toda la salsa. Todo el proceso dura unos dos minutos como máximo.

Patatas fritas

  • Pelamos y cortamos las patatas a nuestro gusto siempre lo más uniforme posible. freímos en aceite no muy caliente. Cuando estén casi fritas las retiramos y calentamos más el aceite. Volvemos a freírlas hasta que estén crujientes. De esta manera estarán suaves por dentro y crujientes por fuera, deliciosas.
  • Las costillas: Sala pimentamos las costillas y según nuestro gusto las freímos en un poco de aceite o mejor las hacemos en una pancha con unas gotas de aceite, esto es mucho más sano. No hacerlas demasiado, quedan mucho más jugosas.
  • Servimos recién hechas acompañadas con las patatas y una cucharada de alioli.

Consejos

El secreto es que la carne sea de un cordero joven, sea tierna y de calidad. Podemos sustituir el alioli por nuestra salsa preferida.

Que aproveche:

Autor de Fotos de Aves

Autor

Carles Pastor