Líquenes

Nombre común en:
Alemán: Flechte
Catalán: Liquen
Inglés: Lichen
Español: Liquen
Euskera: Liken
Francés: Lichen
Gallego: Lique
Italiano: Lichene

El liquen es una asociación estable entre un micobionte (hongo) y un fotobionte (alga), que se mantiene por sí misma. Una levadura de la división Basidiomycota, ha sido detectada recientemente en el córtex de varias especies de líquenes estratificados sin que se conozca aún su función en la simbiosis aunque se supone que está relacionada con la producción de metabolitos secundarios. Los líquenes se incluyen dentro del Reino de los hongos, en este grupo de organismos se han descrito unas 20.000 especies. Por su aspecto externo podemos distinguir tres grupos: líquenes crustáceos; viven íntimamente unidos a la superficie de las rocas o de las cortezas, foliáceos; de forma aplanada y lobulada, se fijan al sustrato por medio de unos cordones especiales de hifas llamadas rizinas, fruticulosos; tienen forma de arbusto y se fijan al sustrato por una base muy estrecha. Los líquenes son organismos pluricelulares, excepcionalmente resistentes a condiciones ambientales muy adversas y capaces de colonizar muy diversos ecosistemas. La protección frente a la desecación y la radiación solar que aporta el hongo y la capacidad de fotosíntesis del alga confieren a estos organismos características únicas dentro de los seres vivos. La síntesis de compuestos únicamente presentes en estos organismos, las llamadas sustancias liquénicas permiten un mejor aprovechamiento de agua, luz y la eliminación de sustancias perjudiciales. Los líquenes tienen la facultad de poder vivir en una gran diversidad de sustratos por ejemplo: sobre rocas, madera, tierra, hojas e inclusive sobre estiércol de aves.

Al navegar
aceptas la
Política
Cookies