Marmota alpina - marmota marmota

Nombre común en:
Alemán: Alpenmurmeltier
Catalá: Marmota
Español: Marmota alpina
Euskera: Alpetar marmota
Francés: Marmotte des Alpes
Inglés: Alpine marmot
Italiano: Marmotta delle Alpi

Marmota alpina en una roca

Significado esotérico de la marmota

La marmota alpina
Marmota en un prado
es un mamifero del orden rodentia de la familia sciuridae perteneciente al género marmota. Es el roedor más grande del continente y una de las dos especies existentes en Europa. Pertenece a la familia de las ardillas pero su aspecto, mucho más rechoncho, y costumbres terrestres al contrario de las ardillas que son arbóreas. Se la encuentra por los montes Tatras, Alpes y Pirineos, entre los 800 y los 3.200 metros de altitud. La marmota alpina mide entre 50 y 58 centímetros de largo, más 13 o 16 centímetros de cola, bastante más corta en comparación con otros roedores. Con un peso máximo de 8 kilos. La cabeza y el cuerpo son gruesos, con las patas cortas y orejas pequeñas adaptadas al frío hábitat en que vive. El pelaje es pardo grisáceo en el dorso, con el vientre amarillento y el extremo de la cola de color negro. Tiene hábitos diurnos y pasa la mayor parte
Marmota en lo alto de una roca
del día buscando comida o sentada en su característica posición. Se relaciona con facilidad con otros ejemplares, estén emparentados o no, hasta el punto de formar colonias de centenares de ejemplares que tienen sus madrigueras en la misma zona. En estas madrigueras suelen estar ocupadas por varios individuos.
Marmota entre la hierba
Las madrigueras pueden llegar a tener varios metros de profundidad. Así para quedan aisladas por completo del frío de la superficie durante el invierno, que pasan en estado de hibernación. Durante esta hibernación la temperatura corporal, la respiración y las pulsaciones se reducen al mínimo para conservar la energía. Con el fin de acumular reservas para el invierno, las marmotas devoran grandes cantidades de hierbas, raíces incluidas y desarrollan una gruesa capa de grasa subcutánea durante el otoño. Es un animal simpático y fácil de observar ya que suelen descansar cerca de sus madrigueras y no se ocultan si no te acercas mucho, Estos ejemplares se fotografiaron en el Cadí cerca de Bagá en la ruta del Trencapinyas.

Al navegar
aceptas la
Política
Cookies